BIOEQUIVALENCIADE MEDICAMENTOS:
Aspectos Científicos y Regulatorios

La bioequivalencia incluye aspectos científicos y regulatorios, debido a que involucra el concepto da biodisponibilidad estadísticamente comparable entre dos medicamentos y el criterio de aprobación de este requisito por la autoridad sanitaria para registro o pos-registro de medicamentos genéricos.

Para la gran mayoría de medicamentos que son registrados como genéricos, la bioequivalencia es un requisito fundamental que, aliado a la comprobación de la equivalencia farmacéutica y de las buenas prácticas de manufactura, aseguran la equivalencia terapéutica entre el medicamento genérico y su respectivo medicamento de referencia (conocido también como comparador, este es en general, el medicamento innovador indicado por la autoridad sanitaria para el desarrollo del medicamento genérico, después del vencimiento de la patente).

La equivalencia terapéutica es, al mismo tiempo, la constatación que el medicamento genérico y el de referencia pueden ser considerados intercambiables para la práctica clínica, debido a que presentan la misma eficacia clínica, la misma seguridad y el mismo potencial para generar efectos adversos. La equivalencia farmacéutica es la comprobación que el medicamento genérico contiene el mismo fármaco, la misma forma farmacéutica y la misma dosis, además de cumplir con las mismas especificaciones in vitro, en relación al medicamento de referencia.

Para el registro de un medicamento genérico, varias etapas deben ser observadas por el fabricante:

  1. Consultar con la agencia sanitaria sobre el medicamento de referencia a ser empleado.
  2. Desarrollar la formulación, la forma farmacéutica, los procesos de manufactura, los ensayos de estabilidad y validación, entre otros, conforme a la legislación vigente del país.
  3. Realizar los ensayos in vitro para comprobación de la equivalencia farmacéutica (en general son ensayos Farmacopéicos; cuando no hay método descrito en la farmacopea debe ser realizado el desarrollo y validación de los métodos empleados).
  4. Realizar el ensayo de bioequivalencia in vivo, a menos que la legislación vigente en el país incluya la posibilidad de bioexención, empleando el mismo lote para el cual fue comprobada la equivalencia farmacéutica.

La bioexención es la no exigencia de un ensayo de bioequivalencia in vivo para el registro de un medicamento genérico y puede ser considerada para determinados medicamentos:

  1. Medicamentos bioexentos con base en la forma farmacéutica/vía de administración: soluciones inyectables para administración intravascular, gases medicinales, soluciones para administración nasal y ótica (gotas), entre otros.
  2. Soluciones de uso oral que no contengan componentes en la formulación que puedan alterar la absorción del fármaco, en relación a la formulación del medicamento de referencia.
  3. Mayores dosis, en el caso de comprimidos de uso oral, para aplicar en el registro de varias dosis. Las formulaciones deben ser proporcionales entre los comprimidos de todas las dosis, utilizando también, el mismo proceso de manufactura. El ensayo de bioequivalencia in vivo es exigido, en general, para la mayor dosis, además de comprobar la similaridad entre los perfiles de disolución del fármaco entre todas las dosis, utilizando un método de disolución adecuado, así como el cálculo del factor de similaridad (f2, similarity factor).
  4. Bioexención por el Sistema de Clasificación Biofarmacéutica: algunas autoridades reguladoras incluyen en su reglamentación este tipo de bioexención para fármacos de Clase I y Clase III. En este caso, en general, son solicitados datos de solubilidad y permeabilidad del fármaco, y de disolución de una forma farmacéutica en condiciones específicas para esta finalidad.

Sin embargo, esta posibilidad solo es válida para fármacos de amplio margen de seguridad, en formas farmacéuticas sólidas de liberación inmediata de uso oral, con excipientes ya aprobados y conocidos.

Cabe resaltar que el Sistema de Clasificación Biofarmacéutica solo puede ser aplicado para medicamentos administrados por vía oral porque fue desarrollado considerando la solubilidad y permeabilidad del fármaco, así como la disolución del fármaco a partir de la forma farmacéutica en los líquidos del trato gastrointestinal. Este sistema clasifica los fármacos, según las características de solubilidad y permeabilidad, en cuatro clases:

  1. Clase I: alta solubilidad y alta permeabilidad.
  2. Clase II: baja solubilidad y alta permeabilidad.
  3. Clase III: alta solubilidad y baja permeabilidad.
  4. Clase IV: baja solubilidad y baja permeabilidad.

Profa. Dra. Sílvia Storpirtis
Facultad de Ciencias Farmacéuticas
Universidad de Sao Paulo
Brazil

Compartir